Capital Michoacán
PUBLICIDAD
Jueves 21 de Febrero 2019

Jueves 21 de Febrero 2019

UnidadInvestigación
| | |

Presupuesto 2018, en incertidumbre ante ajuste por el sismo

Gente. Foto: Especial Foto Capital Media
|
22 de Septiembre 2017
|
Antes de volver a Morelia, presta servicio como voluntario

Gregorio Rojas es un moreliano que viajó a la Ciudad de México el 19 de septiembre por cuestiones familiares. Él estaba ahí desde el mediodía cuando ocurrió lo peor, le tocó sentir el sismo de magnitud 7.1 justo en el centro de la ciudad y en lugar de regresarse a su tierra natal se quedó con sus hermanos mexicanos para ayudar en lo que se necesitara.

Estaba tranquilo, sin esperar que esto pasara, pero en el momento del terremoto se asustó mucho y deseó no haber estado ahí, sin embargo, cuando comenzaron a dar los pormenores de los daños no pudo dejar de preocuparse, decidió permanecer y ayudar en lo que estaba al alcance de sus manos.

“Lo primero que hice fue ofrecer a través de redes sociales mi automóvil, estuve transportando a muchos paramédicos y personal de rescate, no he dormido ni comido bien, pero vale la pena por lo que representa para mí solidarizarme con los demás”, narró para CAPITALMEDIA Gregorio Rojas.

El moreliano se dedica a la música en su ciudad natal, desempeñándose como DJ en diferentes centro nocturnos de su ciudad.

Trabajando al lado de topos, soldados, marinos, civiles, Gregorio experimentó el terror, pues le tocó ver cómo varios edificios se desplomaban. Ante sus ojos se derrumbaba una de las ciudades más importantes del mundo.

Gregorio ha experimentado parte de las cosas terribles que han salido a la luz, como la corrupción, ya que muchas de las edificaciones que se cayeron no tenían las medidas de seguridad suficientes, cosa que él mismo comprobó.

“Cuando fuimos quitando el escombro observamos que las estructuras eran muy débiles y cómo es posible que los inspectores de construcción hayan permitido algo así, después del 85 no es posible. Me sorprendió ver cómo en la Roma se vino abajo un edificio que sus paredes estaban podridas, salieron los vecinos a decir que varias veces habían reportado esta situación”, dijo.

“Me tocó estar en lo de la escuela Enrique Rebsamen, vi que nos querían dar atole con el dedo, la gente andaba diciendo que 600 niños fallecieron, el colegio estaba hecho con materiales de mala calidad, aparte de que la dueña y la directora tenían”, explica Gregorio Rojas.

“Yo ayudo sin pedir nada a cambio, estuve en muchas partes de la ciudad, aún sigo acá. Me parte el corazón ver todo esto y que las autoridades sólo lleguen a tomarse las fotos. El jueves salgo para Morelos y también quiero ir a Puebla, lo poco que tengo lo daré para mis hermanos”, terminó su relato.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Cables de fibra óptica detectores de sismos [Leer más]

Así se escuchó el sismo del 19S [Leer más]

Qué hacer después del susto de un sismo, según especialista [Leer más]

Comienzan hoy censo para Atlas de Riesgo en escuelas [Leer más]

Recomendados