Capital Michoacán
PUBLICIDAD
Lunes 21 de Enero 2019

Lunes 21 de Enero 2019

UnidadInvestigación
| | |

Reina incertidumbre en Peribán; vecinos comienzan a regresar

Foto. Casas peribán
1 / 10
|
08 de Octubre 2018
|
Sin saber a ciencia cierta cuándo o a dónde los reunicarán, vecinos de Peribán han comenzado a regresar a sus casas, pese a estar dañadas

A 15 días de las inundaciones que registrara el municipio michoacano de Peribán, por causa de las lluvias intensas y el desbordamiento del río Cutio y la presa Parástico, las familias que perdieron su patrimonio permanecen a la espera de ser reubicadas y algunas ante la falta de acciones concretas, comienzan a regresar a sus hogares pese al peligro que ello representa.

Un total de 45 viviendas fueron afectadas por las inundaciones de hasta 1.5 metros de altura y el caudal que arrastró vehículos, piedras y escombros, 22 de las cuales fueron dictaminadas como pérdida total por la gravedad de los daños estructurales que sufrieron.

Ello no ha impedido que algunos de los damnificados, en la incertidumbre sobre su futuro inmediato, optaran por regresar sus hogares, en tanto que las medidas de reubicación de las poblaciones asentadas en las márgenes y el lecho del río Cutio, así como la construcción de nuevas casas, se materializan.

“Nos dijeron que desalojáramos la casa, porque el agua tumbó dos bardas, y por eso me fui a vivir con mi concuña, pero ya me regresé porque no podemos seguir ahí, su hijo se duerme en el suelo para cedernos la cama; me han dicho que es un riesgo que esté en la casa, pero a dónde voy, si es lo único que tengo”, explicó Yolanda Estrada Patricio, habitante de Peribán, afectada por las inundaciones.

Yolanda Estrada perdió todas sus posesiones materiales cuando el agua ingresó a su hogar; aunque le alegra que pudo poner a salvo a su familia, le preocupa cómo vivirán en tanto que las administraciones estatal y municipal ponen en marcha el programa de reubicación y construcción de viviendas nuevas.

La casa de Irma García Ávalos, vecina de Peribán, “recibió todo el fregadazo del agua, por lo que perdí todo lo de mi cocina, tumbó dos bardas y cuando el agua salió se llevó la lavadora y otras cosas”.

También debió desalojar su hogar, habitado por su madre, su hija, su yerno y una nieta de un mes de nacida, por las afectaciones estructurales, pero decidió regresar para esperar a encontrar un sitio donde vivir.

“No tengo dónde vivir, no puedo pagar una renta, menos comprar una casa, así que volvimos para ver qué pasa; si nos vamos a salir, pero con el tiempo, mientras encontramos un sitio que pueda pagar”.

Roselia Vázquez Herrero, damnificada, logró encontrar en el hogar de su hermano un sitio seguro para sus dos hijos y tres nietos, por lo que no se vio en la necesidad de exponerlos a vivir en una casa dictaminada para demolición.

No obstante, refirió incertidumbre, ya que aún no sabe dónde serán reubicados o cuándo comenzará este procedimiento.

“Nos van a ayudar, primeramente Dios, tengo confianza en que así será, aunque no nos han dicho a dónde nos mandará o cuándo”, expresó.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Damnificados por Willa siguen sin recibir apoyos en Morelia [Leer más]

Llegan recursos del Fonden a Morelia [Leer más]

Recibe PGJE 40 denuncias por daños a patrimonio de Nahuatzen [Leer más]

AMLO revivirá 'paseo presidencial' el 1 de diciembre [Leer más]

Recomendados