Capital Michoacán
PUBLICIDAD
Jueves 21 de Marzo 2019

Jueves 21 de Marzo 2019

UnidadInvestigación
| | |

Reviven a Juanga los paracuarenses

Juan Gabriel. Foto: Especial Foto Capital Media
|
28 de Agosto 2017
|
A un año de su partida, en Parácuaro brotan las historias y homenajes a Alberto Aguilera; el municipio brinda sus atractivos naturales a turistas

Este 27 y 28 de agosto se celebra en Parácuaro el aniversario luctuoso de Juan Gabriel, y para los pobladores de este municipio es importante que las cenizas del Divo de Juárez regresen, comenta Armando Villas, cronista oficial al que no le gustan las fotos, quien asegura que la forma de contrarrestar la violencia que azota a la región es dándole al municipio la oportunidad de sobresalir en el ámbito cultural y artístico; lo que aún falta por saber es si los parientes del cantautor harán lo propio y traerán las cenizas del artista, algo que piden a gritos los pobladores.

Desde el domingo 27 la música del compositor y cantante suena en las casas, la gente sale cuando cae la tarde, comienzan a llegar los turistas, todo está preparado, las enchiladas listas, lo que más le gustaba a Juan Gabriel era la morisqueta, que es arroz con frijoles, sin faltar el queso y salsa roja. Se prepara la proyección en la plaza principal, los trabajadores del ayuntamiento le sacan brillo a la estatua de Alberto Aguilera Valadez, sin duda este pueblo merece que le pongan más atención.

Aquí nació Alberto Aguilera Valadez, pero también es la cuna de Elpidia Carrillo, actriz de cine que ha participado en decenas de películas hollywoodenses como Depredador, Un día sin mexicanos, La otra conquista, etcétera. Asimismo, han surgido de este municipio artistas como Marina Seoane, Agustín Bernal, entre otros.

El 20 de noviembre de 1861 fue nombrado municipio, pues antes pertenecía al poderoso Apatzingán, pero cambió su nomenclatura de tenencia por la prosperidad que se dio a partir del trabajo de los que ahí vivían y viven, Parácuaro reúne a una serie de localidades que ya por sí solas son importantes, entre ellas Antunez, Úspero, El Caulote, Chonengo, Buenos Aires, entre otras.

Quién no recuerda a Cenobio Moreno, que al enterarse del asesinato de Francisco I. Madero, se levantó en armas, y firmó, el 21 de abril de 1913, el Plan de Parácuaro. Por supuesto, Cenobio Moreno nació en Parácuaro, otro hijo ilustre de este territorio tan bendecido y castigado al mismo tiempo.

José María Morelos y Pavón vivió en una ranchería de Parácuaro 14 años, en Tahuejo, donde trabajó como labrador y arriero junto a su tío Felipe Morelos, apenas se cocinaba el gran héroe independentista en el que se convertiría. La historia está presente en estas tierras, muchos programas del gobierno estatal y federal se han implementado en la región, esto gracias a la gestión de sus autoridades y a la importancia que el lugar tiene no sólo en Michoacán, sino a nivel nacional.

No existen las casualidades, la gente de Parácuaro está muy orgullosa de su historia, todo esto lo cuenta para CAPITALMEDIA el cronista del pueblo, Armando Villas, quien también conoció de peque- ño a Alberto Aguilera Valadez, quien años después se convertiría en uno de los compositores más importantes de América y del mundo.

Armando Villas habla acerca de la comida típica que en Parácuaro se consume, desde la tradicional morisqueta, pasando por el controvertido caldo de iguana, caldo de pescado (bagre, carpa), los tamales de elote con crema (uchepos), corundas, tacos de res y el chivo tipo barbacoa que no puede faltar para los crudos. Un lugar aparte merecen las enchiladas con pollo y cecina, que se acompañan de col y una serie de guarniciones.

Para los turistas hay mucho qué conocer, por supuesto el Rancho Juangacuaro y la estatua que se levanta en honor del autor de “Amor eterno”, pero hay más, por ejemplo los ojos de aguas o manantiales que están en medio del pueblo, donde los fines de semana jóvenes y chicos llegan a bañarse ahí; están también las plazas de toros en donde se organizan bailes y jaripeos.

No se ha hablado de la belleza de sus mujeres y hombres, con una mezcla de muchas razas, los paracuarenses son personas con un atractivo natural: blancos, morenos, café con leche, negros, pintos; ojos grandes, caballeras rizadas, es un gusto para la vista deleitarse con la hermosura de la gente de Parácuaro; amables, todos quieren hablar acerca de Juan Gabriel, pero también de la violencia que les acontece y la forma en que se han organizado para librarse de ella, no como autodefensas, sino trabajado y demostrando al mundo entero que este pueblo tiene estrella, y es verdad.

Quizá para muchos sea un pueblo violento, porque la mayoría de noticias que salen hacia el exterior tienen que ver con los conflictos que se han generado por la presencia del crimen organizado en esta región. A pesar de esta supuesta mala fama, para los paracuarenses lo importante es seguir los pasos de los grandes personajes que ahí nacieron, porque esta tierra tiene una historia que se remonta a la Independencia, e incluso antes de 1810, porque falta que alguien se sumerja en las profundidades del pasado para extraer los tesoros que ahí permanecen, a la espera de ser descubiertos.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Juan Gabriel está vivo, asegura su ex manager [Leer más]

Cierran escuelas por inseguridad en Parácuaro [Leer más]

Van cuatro detenidos en Parácuaro por hechos delictivos [Leer más]

Juan Gabriel entre lo nuevo de Pepe Aguilar [Leer más]

Recomendados