Capital Michoacán
PUBLICIDAD
Sábado 19 de Enero 2019

Sábado 19 de Enero 2019

UnidadInvestigación
| | |

Destacan atractivo, historia y misterio del géiser

22-23A_Ixtlán foto Foto Capital Media
|
07 de Noviembre 2016
|
También puede visitarse el hermoso balneario de Camécuaro

Ixtlán de los Hervores está localizado a 174 km de Morelia, capital del estado, y a sólo 30 km de la ciudad de Zamora, en este pueblo hay un géiser, el cual expulsa agua a 30 m de altura aproximadamente, aquí se comparte algo de su historia y de sus lugares para visitar.

No se sabe a ciencia cierta si esta fuente intermitente de agua caliente es natural o no, porque por un lado se conoce de su existencia desde la época prehispánica, y por otro, se dice que la Comisión Federal de Electricidad realizó perforaciones en el lugar para generar energía. Así, en algunos folletos turísticos se señala que “durante la época prehispánica, la región donde se localiza Ixtlán formó parte del gran cacicazgo de Tototlán, situado en el valle de Cuina…”.

Años más tarde, en la Colonia, el jesuita Rafael Landívar en su obra Rusticatio mexicano, en la que aparecen los relatos de las experiencias de sus viajes, describe el géiser de la siguiente manera:
“Allí (en Ixtlán) ¡Inexplicable portento! hay una fuente, reina de las demás y el mayor germen de la fertilidad de aquel terreno, que brota de escabrosa abertura con inusitada violencia; pero si algún curioso se acerca a contemplarla, el agua recoge, retrocede y cesa su curso, apenas interrumpido por finísimas hebras de cristal, como si la ninfa que la guarda llena de rubor, no pudiese contener algunas lágrimas brillantes.

“No bien te alejas de aquel sitio, cuando la corriente fatigada por la opresión, brota de un golpe y se desliza de nuevo presuroso por el campo”.

De acuerdo con vecinos del lugar, en 1957 la Comisión Federal de Electricidad realizó tres perforaciones de las que esperaba obtener la fuerza suficiente como para generar energía y enviarla desde ahí a toda la región. Lamentablemente no fue así, por lo que decidieron cerrar dos de ellas y dejar únicamente una abierta, pero controlada por una válvula; perforación que en la actualidad constituye el géiser del que hago referencia. También me contaron que los trabajadores de la Comisión introdujeron una sonda que alcanzó los 52 m aproximadamente, pero que no pudieron ir más abajo debido a que la temperatura interior excede los 240 °C y doblaba las brocas.

Durante los siguientes 33 años, el gobierno del estado se hizo cargo del lugar pero en 1990 se crea el Patronato Pro Embellecimiento y Conservación de la región del géiser y que está integrado por trabajadores, proveedores y unas 40 familias, cuyo sustento depende casi totalmente de los ingresos que se perciben por concepto de entrada a este lugar turístico y la mayor parte de los ingresos se iban a manos también de un vividor que hacia negocio con estos recursos naturales del municipio, llamado Joaquín Gutiérrez, quien se volvió rico de la noche a la mañana sacando provecho a este géiser, sin que por ello adquiriera una mayor importancia o impulso que de alguna manera se tradujera en mejoras a la comunidad, por lo que el Estado volvió a recuperar el géiser y la administración del lugar.

Dichos ingresos se destinan en primera instancia, al mantenimiento de las instalaciones; después, a la construcción de nuevos locales y vestidores, así como baños y, por último, a pagar los sueldos de los trabajadores.

En la actualidad, este sitio también cuenta con un espacio de juegos infantiles hechos con madera y lazo, y muy pronto se espera construir cabañas y zonas para acampar.

Dentro del área que ocupa el géiser (unas 30 hectáreas) se encuentran otros sitios de interés; por ejemplo, en la parte de atrás, a unos 5 o 6 m de la alberca, está el “pozo loco”, llamado así porque cuando el géiser se “apaga” este se llena de agua y cuando se “prende”, se vacía. A un lado de las albercas existe también un pequeño lago donde habitan patos.

Panorámica de uno de los Géiseres.

En los alrededores hay muchos “hervores” que constantemente cautivan a los espectadores que no dejan de asombrarse, pues es frecuente encontrar plumas y demás restos de pollos, que sin necesidad de una estufa y gas, son pelados y cocidos ahí mismo por algunas mujeres del lugar.

Todos los años, el 4 de octubre, realizan una fiesta en honor de San Francisco, patrono de Ixtlán, en la bella e impresionante iglesia que se encuentra en el centro del pueblo.

La flora predominante de la región es la vegetación de pradera, es decir, huizache, mezquite, nopal, linaloé y matorral. Su clima es templado, con lluvia en verano; la temperatura oscila entre los 25 y los 36 °C, por lo que las tibias aguas del géiser son una constante invitación a sumergirse en ellas.

Un día a medianoche tuve la oportunidad de acercarme al géiser caminando por la alberca y de manera repentina se “apagó” entonces constaté que la descripción que hiciera el poeta jesuita era verdad, además de entender porqué le llaman “pozo loco”: sus aguas efectivamente subían de nivel. Después de un buen rato de disfrutar las “caricias” del agua, salí a contemplar la hermosa luna que iluminaba el firmamento “tachonado” de estrellas.

También puede visitarse el hermoso balneario de Camécuaro, situado en este maravilloso y siempre agradable estado de Michoacán.

RANR

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Más notas

Mueren tres federales durante enfrentamiento en Morelia [Leer más]

Guardia Nacional complemento para policías locales en Michoa [Leer más]

Cuánto adeudan los contribuyentes de Morelia [Leer más]

¿Cuáles fueron los temas de los que hablaron los mexicanos e [Leer más]

Recomendados