Capital Michoacán
PUBLICIDAD
Miércoles 20 de Marzo 2019

Miércoles 20 de Marzo 2019

UnidadInvestigación
| | |

Al buen entendedor

Juan José Rosales. Foto: Especial Foto Capital Media
|
20 de Octubre 2017
|

Aldo, chófer de Uber en Morelia, me platicó vía telefónica lo siguiente: “Dejé a la persona en su destino, una dirección en la avenida Periodismo. De repente me vi rodeado de muchas personas que comenzaron a gritarme y a querer bajarme de mi camioneta; me agredieron y quisieron quitarme las llaves; en el forcejeo las rompieron. Primero me amenazaron que me bajara, y me jalaban; luego, no me dejaron bajar”; ya con esto estaba sorprendido por el modo salvaje en que los transportistas intentan solucionar sus diferencias.

“No sabía quiénes eran, estaban muy agresivos; me quise mover, pero se me pegó un taxi atrás y otro adelante. Cuando llegó alguien que se presentó como inspector de Cocotra, los que me rodearon aventaron las llaves de mi camioneta adentro y desaparecieron.

Cuando bajé y firmé los papeles que me presentaron cuando se llevaban mi vehículo al corralón, las manos me sudaban y estaba seguro de que me iban a robar o me pasaría algo peor”, confiesa Aldo, un michoacano que sólo quiere llevar el pan a su casa.

¿Desde cuándo es legal que un grupo de civiles agredan a un ciudadano que, probablemente, está cometiendo una falta administrativa?

Supuestos taxistas, moviéndose en autos viejos, sucios y sin placas, encabezaron estas agresiones, y al parecer cuentan con la venia de la Comisión Coordinadora del Transporte Público (Cocotra), oficina del gobierno michoacano que, se supone, se encarga de este tema. Pero en lugar de prestar un servicio equilibrado e imparcial, Cocotra hace el trabajo sucio a algunas organizaciones de transportistas que se sienten amenazados por esta plataforma.

Ojalá, lo digo con las manos en el corazón, que las autoridades michoacanas reaccionen pronto contra esta anómala situación perjudicial para la imagen de este bello estado; ¿que alguien infringe la ley?, para eso existen las instituciones; si no las respetamos, seguiremos viviendo en el caos. Los transportistas no pueden hacer sus propias reglas. Ambas partes tienen que entrar en razón, si existe un delito tendrán que ser sancionados los responsables, no hay más.

Y por último, después de que este tema se ha apropiado de medios de comunicación, hago un llamado a todos los prestadores de servicio de transporte para que tengan sus unidades limpias, las placas en orden, permisos de conducir, atención al cliente, precios justos; la competencia es parte de este sistema económico, siempre y cuando no sea desleal; hay que cumplir con todas las reglas del juego.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Uber seguirá operando, pero busca regulación [Leer más]

Rechazan taxistas llegada de Cabify; piden quitar Uber [Leer más]

Transportistas acusan rezago en programa de conversión [Leer más]

Opera UBER en Morelia y Uruapan pese a rechazo de transporti [Leer más]

Recomendados