Capital Michoacán
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / Al Buen Entendedor

Al buen entendedor

Juan José Rosales Gallegos
Juan José Rosales Gallegos correo848485@correo.com
Hace 10 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Sorprende la coincidencia. Cada que hay un golpe o detención en contra de algún líder del crimen organizado en Michoacán, ocurre algún suceso violento en el cual están involucrados normalistas o moradores de casas de estudiantes. De forma fortuita (¿?), se pretende desviar la atención de algo importante para volver a caer en los cansados y repetitivos esquemas de golpes, bloqueos, tomas y todo lo que hacen los supuestos “estudiantes” para ganar espacios en los medios de comunicación y la atención de la opinión pública.

Esta “coincidencia” volvió a ocurrir la noche del miércoles 20 de septiembre, cuando se presentó una situación de emergencia en los municipios de Ario de Rosales y Salvador Escalante.

“Coincidentemente” a algunos líderes de casas de estudiante se les ocurrió expulsar violentamente a algunos moradores.

Las razones para que lo hicieran son importantes, pero en este momento no son trascendentes, lo revelador es que ocurrió en pleno centro histórico de la capital michoacana y provocó la movilización de unidades y elementos de la Policía de Michoacán.

¿Quiénes son los que encabezan las casas del estudiante? ¿Quiénes los apoyan? Algo es cierto, unos muchachos universitarios no podrían solos dejar de hacer o hacer lo que hacen; un velo de impunidad los cubre y alguien lo sostiene.

Datos proporcionados por la oficina de Asuntos Estudiantiles de la Universidad Michoacana afirman que en la Casa Nicolaíta están perfectamente identificados Antonio Lozano, José Moya y Noé Moya, que dicen ser respaldados por un profesor de la Facultad de Contabilidad, el famoso “Veracruz”, que es el fundador y mandamás de la Corriente Estudiantil Nicolaíta. En la Isaac Arriaga, los líderes de los beligerantes son Diego Vaca y Adán Valdés, que presumen el padrinazgo del líder del sindicato de empleados, Eduardo Tena. En la casa 2 de Octubre, quien impulsa a los violentos es “El Espagueti”, Daniel Villanueva, un chiapaneco que estudió en Veterinaria, apoyado por Manuel Albert López. Los personajes presumen a los cuatro vientos el respaldo de Raúl Morón y el partido político Morena.

La casa Lucio Cabañas es controlada por Gabriel Chamú, hermano de Félix Chamú, asesor de la diputada local Belinda Iturbide. Edgar Cruz y Rafael Alvarado colaboran con la legisladora y también son esbirros de los Chamú.

Las casas del estudiante no sólo significan control político, también amplios beneficios económicos. Es muy fácil usar de carne de cañón a jóvenes que “levantan” de comunidades alejadas de los estados de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Estado de México, entre otros, para justificar el presupuesto que reciben y sostener de manera ficticia la ilusión de la educación para el hijo del obrero y campesino.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Asuntos Estudiantiles de la Universidad Michoacana crimen organizado Manuel Albert López medios de comunicación opinión pública
MÁS DE OPINIÓN

Migrantes piden consulta

Hace 10 horas
Capital Digital

¿Y qué hay de la tortura?

Hace 2 semanas
Capital Digital

¿Quiénes pueden perder registro?

Hace 2 semanas
Capital Digital
Capital Digital

¿Primero TLC o ASPAN?

Capital Digital