Capital Michoacán
PUBLICIDAD
Sábado 23 de Marzo 2019

Sábado 23 de Marzo 2019

UnidadInvestigación
| | |

Al buen entendedor

Juan José Rosales. Foto: Especial Foto Capital Media
|
06 de Octubre 2017
|

Morelia, Michoacán a 5 de octubre de 2017.- La lucha por el poder es un intercambio encarnizado y sin cuartel. Las partes en disputa usan todo lo que tengan a su alcance para destrozar a su enemigo, no hay un atisbo de clemencia ante los caídos, los cuerpos quedan tendidos en el campo de batalla y nadie los recoge, pasan a ser desconocidos, se descomponen y abonan la tierra.

Mientras más se acerca el 2018 los frentes de batalla se multiplican y, en muchos casos, no se distingue claramente al enemigo. Los aliados se están conociendo, tienen los primeros acercamientos y lo hacen con recelo y desconfianza, los une un mismo objetivo, pero los paraliza la suspicacia. Desorden que desemboca en traiciones, práctica común de los extraviados que luego son seducidos por la dulce perorata de los demagogos, flautistas que hechizan y conducen la manada al río donde los arrojarán hasta perderse en la profundidad de su error, hordas de indecisos maniatados por su escaso criterio.

Quién es quién y cada cual se sabrá hasta el final del camino, en este momento es sólo andar compartiendo tramos con unos y con otros; las cosas se mueven y nos mueven, nos van colocando en un lado o en otro, atacamos y defendemos entendiendo el juego al momento de jugarlo. En la mente y el alma de cada uno se libra otra batalla, la más dura, la que nos deja sin aliento y de la única que no podemos huir. Somos nuestro propio enemigo y el más fiel de los aliados, la trinchera y el alambre de púas, el cadáver, la carretilla, la pala, la tierra y la cal que se esparce; somos la bala, la idea y el desconcierto.

Cuando por fin abrazamos una causa momentáneamente encontramos paz, misma que se pierde entre las dudas que una a una se van acumulando. Las dudas corren más rápido que las certezas; volvemos a sentirnos indefensos, incapaces de renovarnos. En medio de esta selva es donde la confianza crece de forma única e incomparable y se vuelve sendero.

Al final, los partidos políticos son dirigidos por hombres y mujeres, carne y huesos dominados por las emociones. Buscan el triunfo a como dé lugar, porque eso significa supervivencia, y perderlo, extinción. En este momento ninguno se puede dar el lujo de entrar a la contienda confiado porque en ésta se juega todo. Ya no hay hegemonías que valgan, hay “cancha pareja”, y será por medio de alianzas como se pueda obtener alguna ventaja. Los débiles son los primeros en comprender su estado vulnerable y prefieren ceder, a perderse.

El fuerte se enfrenta a la amenaza real de un poder que surge de forma incontrolable, y que propone solamente destruir. Fascinan y seducen las promesas de cualquier iluminado, pues es mejor pensar que todo se resolverá por arte de magia, que aceptar que se debe trabajar para solucionar los problemas.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Nahuatzen elige a los partidos políticos [Leer más]

¡Sindicatos y organizaciones no se sumarán a partidos políti [Leer más]

Coparmex reprocha gasto en publicidad de Gobierno [Leer más]

“La gente quiere un político que le crean” [Leer más]

Recomendados