Capital Michoacán
PUBLICIDAD
Martes 19 de Marzo 2019

Martes 19 de Marzo 2019

UnidadInvestigación
| | |

Al buen entendedor

Juan José Rosales. Foto: Especial Foto Capital Media
|
31 de Octubre 2017
|

Veo en redes sociales una fotografía con una pregunta adjunta, “¿Quién te gusta del PRI por la presidencia municipal de Morelia?”. En la imagen aparecen los rostros de Daniela de los Santos, Wilfrido Lázaro Medina, Marco Polo Aguirre, Guillermo Valencia e Iván Pérez Negrón Ruíz. Me supongo que este “ejercicio de opinión” está dirigido paradarle soporte a la aspiración de alguno de los mencionados.

Yo cambiaría la pregunta a: ¿Quién, que todavía milita en el PRI, puede gobernar correctamente Morelia? Soy el primero en responder. Por el PRI no podría ser Daniela de los Santos, que al momento es diputada federal por el Partido Verde Ecologista de México. Tiene muy poca experiencia en el terreno administrativo, además de que cargará siempre con la responsabilidad del parricidio político por haber apuñalado por la espalda a su creador, Fausto Vallejo.

Wilfrido Lázaro, sin duda es el de mayor experiencia de los expuestos; le sabe a la política, a la administración pública y se mueve bien en el terreno legislativo. Luego de triunfar en una reñida competencia con Marko Cortés se convirtió en alcalde de Morelia y la expectativa de lo que podría ser su gestión era buena. Su precipitada salida, sin concluir su periodo, y la corrupción que existió en obras públicas realizadas durante su mandato lo coloca en una condición endeble como aspirante. Su fuerza con la base se la dio Fausto Vallejo, y eso no.

VOLVERÁ A SUCEDER

Gracias a su capacidad de genuflexión y ciega obediencia, Marco Polo pudo avanzar en el terreno político. Joven ambicioso, nada brillante, que supo aprovechar su momento. Es parte de una pandilla de neodinos que sólo buscan satisfacer sus intereses personales, armados con cinismo, avaricia y un toque de malicia. La cobija del Virrey, o sus otros patrones, no es tan ancha para llegar hasta la antigua Valladolid.

Guillermo Valencia fue uno de esos chavos emocionados por entrarle “a la política”, más como un acto lúdico que por una convicción de vida. Su maestro fue Jesús Reyna, al que siguió como buen padawan hasta convertirse en diputado local, y luego en alcalde de Tepalcatepec. A la par de su ascenso en el ranking tricolor, llegaron los excesos y los vínculos siniestros que lo mantienen desterrado de su tierra.

Pensar que puede ser alcalde de los morelianos o que puede retomar su carrera política es un sueño guajiro. Como youtuber es muy chistoso.

Iván Pérez Negrón Ruíz puede tener futuro en la administración pública. Al igual que otros jóvenes aquí mencionados, fue “reclutado” por una de las falanges de los “atracomulcos”, que lo han usado para mantener los intereses creados en Michoacán. Le falta cuajar, y si se adelante, se puede tropezar con sus mismas ansias y caer, por correr antes de gatear.

En la foto faltó el nombre de un empresario, que de forma muy discreta pero efectiva les está comiendo el mandado a todos los aspirantes priistas.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Quién es Marko Cortés, el próximo dirigente nacional del PAN [Leer más]

Diputados abren la LXIV legislatura entre selfies y porras [Leer más]

“No veo ningún golpeteo en mi contra”: presidente del CDE de [Leer más]

Celebra diputado del PRI austeridad ajena [Leer más]

Recomendados