Capital Michoacán
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / 

Constitución de 1917, festejos y algo más

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 10 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Humberto Urquiza Martínez

Este 5 de febrero se celebró 100 años de la promulgación de la Constitución. Más allá de sus múltiples reformas, en más del 95 %, resulta fundamental revisar que más hay que hacer, además de festejarla.

Entiendo a la Constitución como un documento político que recoge las posturas de los grupos que la crearon, pero también como la máxima norma jurídica, su cumplimiento requiere un compromiso mayor por parte del servidor público.

El contenido de las constituciones modernas se identifica con los derechos fundamentales, mismos que generan una obligación de todas las instituciones públicas, así como de los particulares. Por ello, las diversas instituciones federales, locales y municipales deben realizar toda clase de actos, para hacerlos efectivos.

Una de las formas en que se pueden explicar a los derechos, es como expectativas que se tiene por alcanzar mejores condiciones de vida. Para ello se requiere de bienes culturales que generen otra inercia en el funcionamiento de las instituciones (para garantizarlos) y en la población (para demandarlos). Lo que se necesita es, crear acciones en beneficio de una cultura de apego al respeto del texto supremo. Para lograrlo, la clase política debe asumir su responsabilidad frente al texto constitucional y a los derechos fundamentales, y una sociedad activa en la demanda, jurisdiccional y social, de esos derechos.

Una nueva cultura jurídica funciona si la norma suprema es un texto con valores, principios y reglas cuya interpretación y aplicación sea distinta al de la ley. Para allá hay que caminar ahora, después de 100 años.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

Algunos escritores fantásticos y Lucius Shepard

Hace 2 meses
Carlos Rojas Martínez
Al Buen Entendedor / Juan José Rosales Gallegos

Al buen entendedor

Hace 5 meses
Juan José Rosales Gallegos

“Cuernos en el ombligo de la luna”

Hace 5 meses
Capital Digital
Al Buen Entendedor Seguir Leyendo>
Juan José Rosales Gallegos

Al buen entendedor

Juan José Rosales Gallegos