Capital Michoacán
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / Al Buen Entendedor

El tino de Suárez Inda

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 2 años
Facebook Twitter Whatsapp

 El 18 de mayo de 2013, los obispos de Michoacán lanzaron una Carta Pública como reacción a la grave crisis de inseguridad que se vivía en la entidad. Las cabezas de las Diócesis de Morelia, Tacámbaro, Zamora, Apatzingán y Lázaro Cárdenas, reconocían “la angustia de las víctimas de los secuestros, los asaltos y las extorsiones; las pérdidas de quienes han caído en las confrontaciones entre las bandas, que han muerto por el poder criminal de la delincuencia organizada, o han sido ejecutados con crueldad y frialdad inhumana”.

Presentar este documento fue una decisión audaz de los jerarcas católicos, oponiéndose al discurso oficial dirigido a minimizar la situación. Fue un texto sólido y frontal, replicado a nivel nacional, que provocó la descalificación del gobierno en turno.

En el documento se daba cuenta del contubernio perverso que existía entre políticos y delincuentes: “Hay un permanente sentimiento de indefensión y desesperación, y se añade el enojo y el miedo a causa de la complicidad, forzada o voluntaria, que se da entre algunas autoridades y la delincuencia organizada”.

El documento presentado hace más de tres años, no ha perdido vigencia, sus denuncias y reclamos siguen teniendo plena validez, “hay gran incertidumbre e impotencia entre los empresarios y trabajadores del campo y la ciudad ante la amenaza del eventual cierre, destrucción de negocios y centros de trabajo”, decían.

Se necesitó de mucho valor, de una voluntad a toda prueba, para levantar la voz en un momento tan complicado. Esa congruencia y determinación, la iniciativa para llamar a sus hermanos obispos, la tuvo Don Alberto Suárez Inda, siempre con el tino para actuar en el momento oportuno.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

Llegando y prendiendo lumbre

Hace 2 meses
Capital Digital

Martí Batres Guadarrama

Hace 3 meses
Capital Digital

¿La cuarta transformación?

Hace 3 meses
Capital Digital
Capital Digital

La heredera

Capital Digital