Capital Michoacán
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / Al Buen Entendedor

Muchas palabras en la Constitución

Juan José Rosales Gallegos
Juan José Rosales Gallegos correo848485@correo.com
Hace 1 año
Facebook Twitter Whatsapp

El artículo primero de la Constitución promulgada en el año de 1857 es un ejemplo de precisión, de cómo las palabras pueden reflejar las ideas sin abusar de los conceptos: “El pueblo mexicano reconoce que todos los derechos del hombre son la base y el objeto de las instituciones sociales. En consecuencia declara que todas las leyes y todas las autoridades del país deben respetar y sostener las garantías que otorga la presente Constitución”.44 palabras bastan para que no exista duda sobre el origen y la supremacía de los preceptos contenidos.

El mismo artículo de la Constitución vigente consta de 5 párrafos. En el primero se reconocen y protegen los derechos humanos; en el segundo la aplicación de los mismos, siguiendo criterios establecidos en tratados internacionales. Tercero, la obligación del estado para prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos; el cuarto, la prohibición de la esclavitud, y en el quinto la prohibición explícita a la discriminación.

Entiendo que el constituyente permanente (institución creada en la carta magna) debe adecuarse a la dinámica de una sociedad en constante movimiento. Las leyes deben actualizarse para no verse rebasadas. Los abusos en las enmiendas sólo han logrado un galimatías jurídico en el cual se habla de todo y de nada.

La fuente de toda norma (como se menciona en el texto de 1857), son “los derechos del hombre, base y objeto de las instituciones creadas”. Entendemos que todo gobierno tiene como obligación suprema vigilar que las instituciones creadas sirvan para el cuidado y preservación de los derechos fundamentales, anteriormente llamados garantías.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

AMLO: Romo, Taibo II, Germán, Chomsky; ¿quién está engañando ...

Hace 1 mes
Capital Digital

Algunos escritores fantásticos y Lucius Shepard

Hace 6 meses
Carlos Rojas Martínez
Al Buen Entendedor / Juan José Rosales Gallegos

Al buen entendedor

Hace 10 meses
Juan José Rosales Gallegos
Capital Digital

“Cuernos en el ombligo de la luna”

Capital Digital