Capital Michoacán
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / Al Buen Entendedor

Notas de un aprendiz a un periodista

Juan José Rosales Gallegos
Juan José Rosales Gallegos correo848485@correo.com
Hace 11 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Siempre he visto al periodismo como un oficio que se construye, enseña y sorprende todos los días. Cuando se toma la decisión de dar la cara dedicándose diariamente a informar, firmando con nuestro nombre los trabajos, publicando nuestras fotos en redes sociales, prestando nuestra voz o colocándonos frente a una cámara; nuestro nombre es el principal aval de nuestra conducta, no hay espacio para confusiones.

No es ilegal y nada tiene de vergonzoso entregar una factura para cobrar por un servicio prestado. Cuando el cliente expresa satisfacción, entrega la remuneración pactada. Mantener una relación de amistad y estima con algún personaje de la política, empresarios, deportistas, líderes de algún grupo religioso o sindical, jamás ira en demérito del desempeño profesional mientras se observen las reglas básicas de respeto a la actividad de cada cual.

La actividad pública del periodista o reportero forma parte de su vida misma; el que nada oculta coloca todo sobre la mesa, sus ingresos, relaciones, amistades, todo aquello que no comprometa a “la fuente” o alguna historia.

Nunca, “se debe pedir algo a cambio de…”

Del otro lado están los que se dicen periodistas o se presentan como reporteros, que aprovechan su efímera notoriedad para, a través de la amenaza y el chantaje, obtener beneficios. Igual que cualquier delincuente, “piden algo a cambio de…”

Escribir y opinar, darle sentido y sustento a la crítica; enfrentar al poderoso armado con la razón. Contar la historia que nadie se atrevió. Condenar lo malo y reconocer lo bueno, ser congruente.

La lealtad está en lo que creo; y la verdad, en lo que diariamente vivo.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

AMLO: Romo, Taibo II, Germán, Chomsky; ¿quién está engañando ...

Hace 1 mes
Capital Digital

Algunos escritores fantásticos y Lucius Shepard

Hace 6 meses
Carlos Rojas Martínez
Al Buen Entendedor / Juan José Rosales Gallegos

Al buen entendedor

Hace 10 meses
Juan José Rosales Gallegos
Capital Digital

“Cuernos en el ombligo de la luna”

Capital Digital