Capital Michoacán
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / Al Buen Entendedor

Tragedia en una escuela de Monterrey

Fatima Paz Alfaro
Fatima Paz Alfaro correo6000007@correo.com
Hace 11 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Tuve a la mano el video de lo ocurrido, pero me negué a verlo. Hay crónicas detalladas que abusan de la precisión del momento, que tampoco quise leer.

No puedo imaginar la escena (no quiero)… spoke in class today. ¿Quiénes somos que podemos causar tanto dolor? ¿En qué no hemos convertido?

Nadie puede eludir la responsabilidad de lo que pasó en Monterrey; nos pasó a todos, fue en todas las escuelas de México. El gatillo fue accionado por el sufrimiento de los niños que son abusados; las balas las recibimos en el pecho una sociedad que tolera, y a veces alienta, esas conductas.

Estamos reprobados. (Seemed a harmless little fuck. But we unleashed a lion)

Una pequeña vida que fue colmada con rencor y desesperación, al final estalló. Seguro que los ojos de ese niño, cuando apuntaron, ya estaban secos, no había lágrimas, todas las había gastado. Y nadie lo escuchó. El piso se tiñó de sangre.

Lo único que algunos podrán entender de esta tragedia es el morbo de compartir las imágenes en sus redes sociales. Insensibles y huecos, todo nos vale madre.

No hay niños malos. Los que abusan reflejan la vida cotidiana en su hogar. Los abusados, están solos. Unos y otros son la continuación de lo podrido. Mala compañía es la soledad, tan mala como la violencia y los gritos. ¡Usted chinguelo para que se le quite lo pendejo! Es la arenga de un “amoroso” padre al hijo peleonero y explotador.

¿Dónde están los maestros? Mentores que escuchaban y guiaban, ahora están extintos.

Los valores, que hoy poco valen, era lo que nos mantenía unidos. No sabemos pedir las cosas “por favor”, mucho menos mostrar respeto por la integridad de los semejantes.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

Algunos escritores fantásticos y Lucius Shepard

Hace 2 meses
Carlos Rojas Martínez
Al Buen Entendedor / Juan José Rosales Gallegos

Al buen entendedor

Hace 5 meses
Juan José Rosales Gallegos

“Cuernos en el ombligo de la luna”

Hace 5 meses
Capital Digital
Al Buen Entendedor Seguir Leyendo>
Juan José Rosales Gallegos

Al buen entendedor

Juan José Rosales Gallegos